Un plato de pasta diferente con esta salsa de solo tres ingredientes

La pasta es uno de los platos comodines que nos ayudan en la cocina. Aquí tienes una salsas distinta para variar la dieta sin complicaciones.

Con la vuelta a la rutina nuestro tiempo en la cocina se reduce considerablemente y son muchos los que optan por la pasta para salir del apuro. Las salsas que comúnmente solemos utilizar son la salsa de tomate y la boloñesa. Pero existen otras muchas salsas fáciles de hacer que nos pueden ayudar a no comer siempre lo mismo.

Nuevas recetas para la pasta
Cómo cambiar la salsa para tú pasta favorita

Un ingrediente tan versátil como la pasta funciona bien con todo tipo de salsas, especias, carnes e incluso pescados. Lo que nos da mucha variedad con un mismo ingrediente. Además, a pesar de lo que comúnmente se piensa, se puede adelgazar comiendo pasta. La clave será su acompañamiento.

Existen muchos tipos de pasta: espaguetis, tallarines, raviolis, macarrones… para estas recetas nos centraremos en los últimos con una salsa elaborada solo con 3 ingredientes. Lo primero de todo será cocer la pasta. Pero, ¿Cómo conseguimos la pasta al dente? Para que la pasta quede bien cocida, tal y como los italianos mandan el tiempo estimado de cocción suele variar entre los 6 y 12 minutos dependiendo de que tipo de pasta estemos cocinando.

Si además de cocer la pasta en el punto perfecto quieres conseguir ese sabor especial de la pasta italiana tan solo tendrás que incorporar una pizca de sal, aceite y laurel a la hora de cocer los macarrones. Una vez con la pasta retirada del fuego solo tendrás que elegir una salsa para acompañar tu pasta, aquí tienes un ejemplo diferente a lo que se suele hacer.

Macarrones con salsa gorgonzola y nueces

Ingredientes: 200ml de nada líquida para cocinar, 200 g de nueces y 100 g de queso gorgonzola.

Nueva salsa para tus recetas
El mejor acompañamiento para tu pasta

Preparación: Pela las nueces y pártelas en trocitos. Guarda una nuez entera para decorar el plato. Después, cuécelas en 50 g de nata líquida durante unos 5-6 minutos para ablandarlas ligeramente y darles un poco de temperatura. Mientras, pon a cocer la pasta en otra olla un minuto menos de lo que indique el fabricante, porque terminará de cocerse en la nata y el queso. Por otro lado, vierte el resto de nata en otra cazuela con el gorgonzola y deja que cueza un minuto. Por último, escurre la pasta y échala a una sartén con la nata y las nueces, salteando para que se integren bien los ingredientes. Termina incorporando la crema de queso y mezcla todo bien durante 30 segundos.

¡Ya puedes llevarla a la mesa!

Impostazioni privacy