Una receta que no puedes perderte para improvisar: patatas al puñetazo

Una receta ideal para gastar las patatas que tienes en casa, en una forma perfecta de improvisar una cena que sorprenda a tus invitados

Estas patatas al puñetazo o smashed patatas son la perfecta explosión de sabor que sorprenderán a todo el mundo. Unas patatas que quedarán tiernas por dentro y crujientes por fuera, y que además son muy fáciles de hacer.

Patatas al horno
Las patatas son el acompañamiento perfecto para cualquier receta – dieta.com

Las patatas son el ingrediente perfecto de la gastronomía española, ese elemento que nunca puede faltar en ninguna cocina ni como acompañamiento de cualquier comida. Además, es un ingrediente que nos da una gran variedad de platos a realizar, desde patatas fritas; con salsa alioli, brava; patatas al ajillo, al horno o de todas las maneras que te puedas imaginar.

Elaboración

Para preparar esta receta solo tienes que calentar abundante agua en una cacerola para cocer las patatas durante el tiempo necesario para que estás estén tiernas. El tiempo que necesitaremos para conseguir este punto dependerá de su tamaño y su madurez. Para poder comprobar si hemos conseguido este punto solo necesitaremos clavar un cuchillo, si este entra con facilidad están listas para ser retiradas del agua.

Patatas al horno
La patatas al puñetazo pueden servirse de múltiples maneras – dieta.com

Una vez listas, las colocaremos en una bandeja que previamente engrasaremos con una fina capa de aceite. Y las aplastaremos, para ello podemos utilizar un vaso, una cuchara o cualquier otro utensilio plano.

Cuando estén aplastadas las rociaremos con un poco de aceite y las espolvoreamos con ajo en polvo y sal. Si quieres añadir un toque extra de sabor puedes añadir especias al gusto como pimentón o pimienta que nos ayudarán a dar un sabor distinto.

Ahora solo queda por hornear las patatas a 220ºC con calor arriba y abajo, durante unos 20-25 minutos aproximadamente, hasta que consigamos que estén crujientes y doradas por fuera y tiernas por dentro.

Una vez tengamos las patatas listas llega la hora de elegir como acompañarlas, para esto existen múltiples opciones. Una de las opciones más utilizadas es un aceite de hierbas que puedes elaborar con las especias que tengas en casa: perejil, albahaca, romero, orégano… Aunque también lo puedes acompañar con una salsa verde o una salsa tártara. O si te gusta lo simple una buena salsa de tomate puede ser el acompañamiento perfecto.

Pero estas patatas, también se pueden servir tal cual sacadas del horno o espolvoreadas con queso rallado. Y son una buena guarnición de carnes o pescados o el plato principal de una cena.

Impostazioni privacy