Elaborar una buena sopa de guisantes no es para cualquiera

Para combatir el frío, pocas cosas son mejor que una rica sopa de guisantes. Eso sí, elaborarla bien no es para cualquiera.

Qué hermosa sensación la de volver a tu hogar, muy cansado después de una jornada de trabajo, y prepararte una rica sopa de guisantes para combatir el frío. Y no sólo se pelea así contra las bajas temperaturas, ya que los guisantes son también muy saludables y bastante baratos en el supermercado. Es decir: pelearás también por mejorar tu salud y tu economía. Todo con el mismo acto en la cocina.

Elaborar una sopa de guisantes
Siempre se agradece una rica sopa de guisantes en invierno (Fuente Canva) dieta.com

Eso sí: preparar una sopa de guisantes no es para cualquiera. Parece fácil, pero cuenta también con sus secretos y sus trucos, que son transmitidos de generación a generación. Por eso, cuánto vale prestar atención cuando la está preparando una de esas abuelas o abuelos que cuentan con años de experiencias. Si no puedes escucharlos a ellos, puedes leer este artículo que te contamos la mejor manera para que te quede un plato muy exquisito que seguramente buscarás repetir.

La receta para preparar una hermosa sopa de guisantes, rica para el invierno

Como ya dijimos, esta receta no representará un gran gasto en el supermercado. Otro factor positivo es que apenas demorarás 20 minutos en prepararla, todo un lujo en estos tiempos en los que parece que el reloj avanza más rápido y siempre estamos apurados.

La receta para una sopa de guisantes
Ojo que preparar una sopa de guisantes tiene también sus trucos (Fuente Canva) dieta.com

Si pensamos ingredientes para cuatro personas, necesitarás 900 gramos de guisantes congelados, dos cucharadas pequeñas de vinagre de Jerez, una y media o dos cucharadas de pistachos tostados, 200 mililitros de agua hirviendo, aceite de oliva virgen extra, hojas de menta (clave, cambian mucho el sabor) y sal a gusto.

La elaboración, si bien es sencilla, tiene sus secretos. El primer paso es mezclar los guisantes, el vinagre de Jerez, agua hirviendo y sal, todo en un vaso de una batidora para tener bien en cuenta la medida.

El segundo paso será triturar todo a gran velocidad. Debería alcanzar con cinco minutos para lograr una mezcla homogénea. El tercer paso es pasar la sopa por un colador fino. Aquí puedes aportar tu toque mágico, probándola y ver si hace falta un poco más de sal o ya está bien.

El cuarto paso es meter todo en una cacerola y calentar durante dos o tres minutos. Hacerlo a fuego lento y no pasarse mucho. El último paso es servir la sopa en cuencos y añadirle los pistachos triturados, las hojas de menta y un toque de aceite de oliva por encima. ¡A disfrutar se ha dicho!

Impostazioni privacy