El mito de la pasta por la noche: la verdad que no te habían contado

Son muchas las personas que siguen confiando en algunos mitos falsos alrededor de la comida y la salud 

Durante años, ha existido un mito entre la sociedad que sugiere que comer pasta por la noche es perjudicial para la salud y puede contribuir al aumento de peso. Sin embargo, los expertos en nutrición siguen intentando desmentir este pensamiento tan repartido. 

Plato de pasta
Según los nutricionistas comer pasta por la noche no es malo para la salud – dieta.com

Cuando un alimento se consume con moderación y dentro de un plan de alimentación equilibrado, puede ser una opción saludable para la cena o la comida, sin distinción.  

Los motivos del mito 

Uno de los principales argumentos en contra de la pasta como opción nocturna es su contenido de carbohidratos, que se cree que pueden interferir con el sueño y contribuir al aumento de peso. Sin embargo, los carbohidratos son una fuente importante de energía y son esenciales para el funcionamiento óptimo del cuerpo. Además, la pasta es rica en almidón, un tipo de carbohidrato que se digiere lentamente, lo que proporciona una liberación gradual de energía y ayuda a mantener niveles estables de azúcar en sangre. 

Plato de pasta
Se debe consumir con cuidado para que no afecte a la calidad del sueño – dieta.com

Además, la pasta es una excelente fuente de nutrientes esenciales, incluyendo vitaminas del complejo B, hierro y fibra. Las vitaminas del complejo B son importantes para el metabolismo energético y la función nerviosa, mientras que el hierro es necesario para la formación de glóbulos rojos y el transporte de oxígeno en el cuerpo. La fibra, por su parte, es crucial para la salud digestiva y puede ayudar a prevenir el estreñimiento y regular los niveles de colesterol. 

Lo que realmente importa cuando se trata de comer pasta por la noche es la forma en que se prepara y se sirve. Optar por salsas ligeras a base de tomate o vegetales en lugar de salsas cremosas y grasosas puede reducir significativamente el contenido calórico y graso de la comida. Además, controlar las porciones es clave; servirse una porción razonable de pasta y complementarla con verduras y proteínas magras puede crear una comida equilibrada y satisfactoria. 

Por supuesto, como con cualquier alimento, la clave está en el equilibrio y la moderación. Comer grandes cantidades de pasta por la noche, especialmente justo antes de acostarse, puede dificultar la digestión y afectar la calidad del sueño. Sin embargo, disfrutar de una porción razonable de pasta como parte de una cena equilibrada y bien planificada puede ser una opción perfectamente saludable y deliciosa. 

Impostazioni privacy