Recetas y trucos para lograr que los niños coman más verduras

Uno de los interrogantes en la crianza es cómo lograr que los niños coman más verduras. Te contamos algunas recetas que te pueden ayudar.

La pregunta no es nueva, pero sigue apareciendo a menudo porque las experiencias continúan renovándose, así como se renueva la vida: ¿cómo lograr que los niños coman más verduras? Es uno de los interrogantes más comunes en la crianza. Es, a veces, un dolor de cabeza para los padres que siguen buscando respuestas u opciones con el fin de resolver este inconveniente de la manera más sencilla.

Niños en la escuela
La alimentación en la niñez es clave para el resto de la vida (Fuente Ansa) Dieta.com

Primero, claro está, se debe subrayar que las verduras son muy importantes en la dieta de los niños, debido a que poseen un alto contenido en vitaminas, minerales, fibra y agua. Es decir: nada de quitarlas de los platos. También, por supuesto, se debe comprenden por qué suelen ser rechazadas: su aspecto y su sabor un poco amargo son “enemigos” a la hora de servir en la mesa.

El secreto: camuflar las verduras

Si las verduras son rechazadas por los niños, se puede activar rápidamente un plan B, que consiste simplemente en camuflar esas verduras en los platos. ¿Cómo? Tranquilos porque la variedad es infinita en este aspecto. Aquí te sugerimos cuatro recetas que te pueden servir.

Verduras para los niños
Las verduras suelen ser rechazadas por los niños (Fuente Ansa) Dieta.com

Pizza vegetal. ¿A quién no le gusta la pizza? Los niños suelen tener también devoción por una buena pizza. Ahora bien: esa misma pizza, a veces, se puede preparar con berenjena, quedando muy sabrosa.

Croquetas de verduras con salsa de queso. Las croquetas, a veces tan demandadas en la niñez, pueden llevar verduras en su interior. Y una salsa de queso para disimular. Todo queda muy sabroso y los niños casi no notarán el cambio.

Tortilla de vegetales. Sencilla y cómoda. Una tortilla se puede preparar también con tomates, pimientos y cebolla para que los niños vayan acostumbrándose al sabor de las verduras. El proceso es paso a paso. Y este es un detalle que no se debe soslayar: tratar de que su paladar se vaya «haciendo amigo» de cualquier tipo de alimento, sobre todo los más saludables.

El bendito calabacín. El calabacín, nuestro gran aliado en esta batalla, queda bien con el pescado, con el arroz, con la pizza y con la pasta. Se puede hacer también en rollitos de carne y queso.

Impostazioni privacy