El seguro para la salud del corazón lo tienes sobre tu mesa: aprende esta dieta

Te sorprenderá lo importante que es para tu salud cardiovascular tener una dieta variada, sana y equilibrada.

Es muy habitual escuchar que una dieta mediterránea tiene grandes beneficios para la salud. Muchos son los estudios que certifican, que con este método estarás en un peso apto para tu proporción y reducirás el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La UNESCO considera a la dieta mediterránea como patrimonio cultural, inmaterial de la humanidad. Y no es para menos, ya que se puede reducir hasta un 30 % el riesgo de enfermedad cardiovascular y que se en un 70 %, las probabilidades de volver a sufrir dicha patología.

Dieta mediterránea frutas verdura nutrientes omega 3
Dieta mediterránea frutas verdura nutrientes omega 3
fuente: ANSA
dieta.com

Un estudio llevado a cabo por la American Heart Association demostró con un grupo de personas de características similares propuso durante 46 meses la misma dieta a cada uno. Esta se basaba en pan, huevos, pescado, fruta, verdura, hortalizas y los resultados fueron sorprendentes, tanto que el riesgo de volver a padecer un infarto se redujo del 50 al 70 %. Por ello, la Fundación Española del Corazón lleva años propulsando una buena alimentación utilizando una dieta de calidad.

De esta forma nos damos cuenta que se puede llegar a prevenir el riesgo de padecer infartos con una alimentación equilibrada que tiene a la dieta mediterránea como la herramienta diferencial. Los niveles de colesterol se verán reducidos con éxito

 

Alimentos claves en la dieta mediterránea

Te mostramos cuáles son las frutas, verduras, frutos secos son esenciales dentro de una dieta mediterránea, donde el éxito estará garantizado gracias a la gran variedad de opciones que son aptas.

Dieta mediterránea beneficios salud nutrientes
Dieta mediterránea beneficios salud nutrientes
fuente: ANSA
dieta.com

En cómputo general, los alimentos indispensables son la zanahoria, el aceite de oliva, el tomate, las legumbres, las sardinas, las coles, la carne blanca, la naranja, el yogur, la lechuga, el trigo, el pimiento, el ajo, la cebolla, las almendras y las avellanas. Éstas dos últimas son grasas saludables, que se oponen a las de origen animal, sin tener valores saturados que suponen un riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Por ello, las proteínas a las que se debe hacer uso proceden de alimentos como el pescado rico en Omega-3, los frutos secos, el conejo, las aves y las grasas mono insaturados siempre serán una opción a tener en cuenta.

Atendiendo a los beneficios que marca la fundación dieta mediterránea, descubrimos que las grasas más apropiadas deben ser el aceite de oliva, el pescado azul y los frutos secos. Teniendo siempre presente que los alimentos con mayor cantidad de colesterol, son los precocinados, fritos y los que proceden de grasas animales, se debe evitar el cordero, el cerdo, la ternera, y lácteos como la mantequilla.

Los máximos aliados en las recetas suelen ser los cereales, los vegetales y la carne por el gran aporte de sus nutrientes. Es importante tener en cuenta a las verduras de temporada, condimentos y hierbas aromáticas por su gran aporte de micronutrientes.

Impostazioni privacy