Todo lo que te pierdes por no ir a la naturaleza una vez por semana

Con el nuevo año es tiempo de propósitos y uno que no puede faltar en tu vida es el de pasear por la naturaleza una vez por semana.

Al contrario que nuestros ancestros vivimos una vida llena de estrés en auténticos bosques de asfalto. A menudo olvidamos el impacto benéfico que tiene el contacto con la naturaleza en nuestra salud física y mental. Ya sea haciéndonos una pequeña ruta por el bosque, disfrutando de un día en la playa con los seres queridos o, simplemente, paseando por uno de los parques de tu barrio, pasar tiempo en entornos naturales aporta muchos beneficios que no podemos infravalorar.

Campo de lavanda en la provincia italiana de la Provenza.
Campo de lavanda en la provincia italiana de la Provenza. (Fuente: Agencia ANSA)
Dieta.com

La vida moderna nos sumerge en un mundo de dispositivos digitales y responsabilidades constantes lo que puede provocar altos niveles de tensión y ansiedad. Sin embargo, una escapada semanal a la naturaleza puede ser una medicina efectiva, barata y, sobre todo, muy disfrutable. Estudios científicos han demostrado que estar al aire libre, lejos del bullicio urbano, reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y mejora nuestro estado de ánimo. Evidentemente, el contacto regular con la naturaleza incentiva la realización de una actividad física.

Beneficios físicos y mentales

Otro factor importante es el impacto positivo que tiene en nuestra salud mental. Pasar tiempo en la naturaleza promueve la calma y ayuda en la la relajación, brindándonos un espacio para desconectarnos y reflexionar profundamente sobre nuestra vida. Esto puede traducirse en una mayor claridad mental, creatividad e ingenio para resolver problemas complejos. Si los estoicos lo recomiendan, es por algo.

Por otro lado,  caminar, correr o simplemente estar activo al aire libre no solo beneficia la salud cardiovascular, sino que también fortalece el sistema inmunológico y ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Y, por si fuera poco todos los beneficios citados anteriormente, estar en contacto con la naturaleza estimula nuestros sentidos. La vista de paisajes verdes o marrones, el respirar aire puro, el canto de las aves y la sensación de la tierra bajo nuestros pies podrían tener efectos terapéuticos.

Montañas de Aragón con uno de los parque eólicos a más altura.
Montañas de Aragón con uno de los parque eólicos a más altura. (Fuente: Agencia ANSA)
Dieta.com

En resumen, dedicar al menos un día a la semana para conectarnos con la naturaleza no es solo grato, sino esencial para nuestro bienestar general. No se trata únicamente de huir de la rutina, sino de permitirnos revitalizarnos, recargar pilas y mantener un equilibrio entre nuestro ajetreado estilo de vida y la serenidad que solo el medio ambiente puede ofrecernos. Integrar este tiempo en nuestra agenda semanal podría marcar una diferencia significativa en nuestra calidad de vida a largo plazo.

Impostazioni privacy