Las claves científicas del éxito y el fracaso. ¿Qué es lo que sentimos?

El éxito y el fracaso cuentan con una explicación respaldada por la ciencia. Te contamos exactamente de qué se trata

Fracasar y tener éxito son dos caras de la misma moneda. Cabría la posibilidad de discutir de qué moneda se trata. Puede ser una moneda que refleje el entorno académico, el ámbito laboral e incluso las relaciones personales. Sea cual sea el caso, esta moneda es una vara de medir innegociable por cualquiera de sus caras. Medimos todas aquellas acciones que realizamos, todos los planes que diseñamos y todas las iniciativas que parten de nuestro ingenio en función de si han sido exitosas o, por el contrario, un fracaso.

Claves científicas éxito fracaso
El éxito se da gracias a la segregación de endorfinas en el cerebro – dieta.com

Pues bien, la ciencia ha explicado exactamente qué es lo que se siente al experimentar cualquiera de estas dos sensaciones. Y lo ha hecho mediante un experimento que supo reflejar con mucha exactitud la película francesa El buen maestro, de 2017. Consiste en un experimento en el que se tratará a dos grupos por medio de la resolución de anagramas. Los anagramas son cambios en el orden de las letras de una palabra que dan origen a una o varias palabras distintas.

En el mencionado experimento, se reparte a los dos grupos un folio con cinco anagramas. Al primer grupo, llamado grupo A, se les administran primero los tres anagramas más difíciles de la lista, mientras que el segundo grupo, llamado grupo B, realizará en primer lugar los dos más fáciles. A continuación, se le proporcionarán a cada grupo los anagramas que les falten por resolver. Parece sencillo, ¿verdad? Un simple ejercicio que podría hacerse en cualquier clase de Lengua y que no parece demostrar ningún tipo de evidencia científica. Casi podría llegar a pensarse que se trata de una pérdida de tiempo para rellenar la programación de la clase. Nada más lejos de la realidad.

Los resultados

Los resultados demostraban que el grupo A, que hizo en primer lugar los anagramas más difíciles, terminó tirando la toalla y, cuando llegó a los fáciles, su mente estaba tan atrofiada que apenas pudieron resolverlos. Esto se debe a la segregación de cortisol, la hormona que genera el estrés y que influye negativamente en nuestra capacidad de concentración.

Los resultados
El fracaso, en cambio, desencadena una fuerte reacción en el cortisol – dieta.com

Al contrario, el grupo B, que tenía los anagramas más asequibles en primer lugar, llegó con energía renovada a los más difíciles y supo resolverlos casi en tiempo récord. La explicación a este fenómeno reside en la generación de endorfinas en el cerebro, que fomentan la sensación de felicidad y mejoran el desempeño. Ante el fracaso abandonamos. El éxito, en cambio, nos impulsa a seguir.

Impostazioni privacy