La manera más fácil y rica de preparar una buena escalivada

Si estás enamorado de la escalivada pero no sabes cómo prepararla en tu hogar, te dejamos aquí la receta más sencilla y sabrosa.

Seguramente has oído hablar sobre la escalivada, un plato característico de la España del Mediterráneo. Un plato que suele disfrutar mucho en Cataluña, por ejemplo, esa comunidad autónoma que suele combinar grandes sabores al momento de ingresar a la cocina. En este artículo, te enseñaremos cómo elaborar en tu propio hogar una escalivada sencilla y riquísima. Así te podrás dar un gusto grande cada tanto sin salir de tu casa.

Preparar una buena escalivada
La escalivada, un plato bastante típico en Cataluña (Fuente Canva) dieta.com

Encima es un plato muy rico por sus vegetales. Diversas hortalizas se pueden asar para dejarlas luego enfriar y cortarlas en tiras. Si no tenemos brasas porque vivimos en un piso pequeño, la opción del horno resulta también muy buena y menos complicada. ¿Te animas a prepararlas? Te ayudamos con la receta…

La receta para preparar unas buenas escalivadas

Es un plato económico y sano para elaborar en nuestras casas, pero, eso sí, se debe prestar atención a ciertos pasos para que nos quede diez puntos. ¿Cuánto tiempo necesitaremos en la cocina? Alrededor de una hora. Si el reloj no te ayuda, puede ser mejor pedir unas pizzas.

La receta para una escalivada
No necesitaremos tantos ingredientes para esta receta, pero sí mucho tiempo (Fuente Canva) dieta.com

¿Qué ingredientes necesitamos? Si pensamos en raciones para cuatro personas, debemos ir al supermercado y comprar lo siguiente: dos berenjenas medianas, dos cebollas, dos pimientos rojos, seis tomates grandes maduros, aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez, sal y pimienta blanca.

Una vez que tengamos todo, pues manos a la obra. Ya avisamos que hay dos formas de preparar este plato: con la parrilla y con el horno. Si elegimos la segunda opción, ya podemos ir precalentándolo a 200 grados.

El primer paso será cortar las cebollas por la mitad y, además, untar cada una de las verduras con un poco de aceite de oliva. Una vez que realicemos esta tarea, ubicamos todo en una fuente de cristal (o directamente a la parrilla).

El segundo paso será asar las verduras durante media hora o cincuenta minutos, depende cómo esté el fuego. En la parrilla, se supone, se tardará menos. Lo importante es que las verduras queden blandas. Luego las quitamos de la parrilla o del horno y dejamos que se enfríen.

El tercer paso, una vez que esté todo frío, consta de quitar la piel, quitamos también el corazón y las semillas del pimiento, como así también cortamos la parte superior de la berenjena y del tomate.

El cuarto paso consiste en cortar todas las verduras en tiras y colocarlas en una fuente. Se cubre con aceite de oliva y sumamos una cucharada de vinagre de Jerez. Y listo.

Impostazioni privacy