Cuidado: esto es lo que sucede si conduces con tacones

Conducir con tacones puede poner en serio riesgo nuestra seguridad vial. Estos son los motivos por los que deberías cambiar de calzado al volante

La seguridad vial es uno de los ámbitos más amplios y extensos que conforman una de las innumerables ramas de la vida en la carretera. El archiconocido código de circulación, temido por algunos y seguido a rajatabla por los agentes de la ley, contempla una inmensa variedad de supuestos que, de ser cumplidos o violados podrían poner el riesgo la integridad física de los ocupantes de un vehículo, tanto del conductor como de los pasajeros que viajen con él.

Conducir tacones no deberías
Los tacones no son aptos para conducir – dieta.com

Uno de estos supuestos es conducir con tacones, una práctica que no aparece reflejada como prohibición en el reglamento, pero ante la cual las autoridades podrían intervenir e incluso sancionar si consideran que con ello estamos poniendo en riesgo nuestra seguridad y la del resto de usuarios de la carretera. La sanción, como en la mayoría de casos, se traduce en forma de multa, que, en el presente caso podría oscilar entre los 80 y 200 euros además de la retirada de hasta tres puntos del permiso de circulación.

La severidad en la aplicación de estas medidas responde a que tal vez los tacones no sean demasiado aptos para conducir. Esto se deba  que muchas veces estos zapatos nos hacen perder la sensibilidad de los pies, lo que reduce nuestros reflejos y nuestra capacidad de reacción ante un imprevisto. Asimismo, si se trata de zapatos de aguja, estos pueden engancharse a los pedales y provocarnos un accidente. De modo que los tacones se incluyen en la lista del cazado inapropiado para la circulación como las chanclas, un calzado que la mayoría de la población admite portar y que, sin embargo, decide correr el riesgo de una sanción por su decisión.

El buen calzado

Por tanto, no resulta complicado intuir las características que hacen del calzado un elemento apropiado para conducir. No debe resbalar y debe proporcionar una buena adherencia a los pedales para facilitar la reacción ante un imprevisto y evitar accidentes.

Cuidado sucede conduces tacones
Las sandalias es otro tipo de calzado que debemos evitar al volante – dieta.com

Aser posible, tampoco debe contener ribetes, lazos o cualquier otro adorno que pueda engancharse en el freno o el acelerador y causarnos un accidente. Finalmente, no debemos portar zapatos demasiado pesados como los tacones o nos costará mucho más esfuerzo hundir el pie en el pedal cuando corresponda.

Impostazioni privacy