La clave para conseguir que los niños coman sano: palabra de nutricionista

Los nutricionistas han abordado una de la mayores retos de su trabajo: promover los hábitos saludables entre los niños

En la sociedades modernas, la comida se ha convertido en una de las grandes preocupaciones.

comer bien niños
Educar a los niños en nutrición es fundamental – Fuente: ANSA – dieta.com

A pesar del éxito de la comida rápida y poco saludable, cada vez son más las personas que le dan una mayor importancia a las dietas saludables y al consumo sostenibles.

Los supermercados, con cada vez mayor frecuencia, presentan alimentos saludables y ecológicos. De tal forma, se priorizan los alimentos ricos en proteínas, verdes y con menos cantidad de conservantes. Así, las etiquetas ecológicas y saludables se vuelven cada vez más populares y permiten que los productos sean más consumidos y populares.

Ante esto, la nutrición debe impartirse desde las edades más tempranas. Implantar hábitos saludables y ayudar a los niños a elegir mejores productos tendrá un impacto sustancial en su vida y, a largo plazo, les permitirá vivir mejor y durante más tiempo. 

Mejores estrategias

Los nutricionistas concuerdan que el ejemplo de los mayores es la mejor forma de fomentar hábitos de consumo razonables.

comer bien niños
Se deben evitar los alimentos ultraprocesados – Fuente: ANSA – dieta.com

Si los adultos comen bien, los hijos lo harán de la misma forma. Asimismo, llevar una dieta variada, sin exageraciones ni obsesiones, permitirá a los niños disfrutar de alimentos poco saludables al mismo tiempo que se priorizan los alimentos ricos en vitaminas y proteínas.

En rasgos generales, los expertos en salud recomiendan reducir el consumo de azúcares añadidos, grasas saturadas y alimentos procesados. Caer en algún exceso, de forma puntual, no supone un grave problema y así deben entenderlo los niños. La dieta debe ser predominantemente sana, focalizándose en incluir frutas, verduras y alimentos naturales.

Otra advertencia que señalan los expertos es la de no vincular el peso con la salud. Los padres, en este caso, deberán evitar que los menores caigan en prácticas nada positivas, tales como darle una importancia excesiva al peso. El peso no se corresponde con un indicador fiable de la salud y, si se lleva una dieta variada, equilibrada y basada en alimentos saludables, no se deberían tomar medidas de ningún otro tipo.

Por último, los expertos señalan que el consumo de ultraprocesados puede tener graves consecuencias a largo plazo. Sustituir los bollos por piezas de fruta o elaborar meriendas basadas en productos saludables puede llegar a  tener un impacto muy positivo en la vida de los menores.

Impostazioni privacy